gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura

gipuzkoakultura.net

martes 21 noviembre 2017




Bertan > Gipuzkoa ignorada > Versión en español: Elkano de Aia
ELkano de Aia

Elkano de Aia es una de las aldeas más bellas de Gipuzkoa. Sin carretera hasta no hace demasiados años, había que llegar hasta ella a través de las laderas de Indamendi. Vista desde la ermita de Santa Cruz, la peregrina silueta de Elkano sorprendía y atraía al mismo tiempo.

Sí, Elkano se nos presentaba como una pequeña fortaleza, mostrando su chiquita y desafiante torre de la iglesia, con su a modo de matacán mirando al caminante que traía la ruta del Urola camino de las tierras bajas de Zarautz.

Elkano el año 1949
Elkano el año 1949
Vista de Zarautz desde Elkano
Vista de Zarautz desde Elkano.

Esa parroquia de San Pedro de Elkano, de estilo gótico muy primitivo, recuerda algo a la iglesia de San Martín de Askizu y a la ermita más cercana de San Sebastián de Urteta.


Caserío de Elkano
Caserío de Elkano.
Gentil en un dibujo de P. Tillac, del libro
Gentil en un dibujo de P. Tillac, del libro "Legendes du Pays Basque
Su portada, de arco apuntado, adorna los capiteles con motivos florales. En el ábside, mirante al Este, a la salida del sol, destacan dos finos ventanales y una roseta. Sin embargo, en el lado opuesto, como queriendo contradecir su función esencialmente religiosa, cuatro estiradas saeteras rasgan los anchos muros buscando las sendas de Urdaneta, de Aizarnazabal, e incluso las que llegan de Alzola de Aia, de Zarautz y de Getaria. Es decir, Elkano de Aia ocupaba, habría que decir que dominaba, una importantísima encrucijada de nuestra quebrada geografía.

En el interior de la iglesia, una imagen de San Pedro preside el retablo. Empotrado en la pared, el sagrario dibuja el relieve de su línea arcaizante. Actualmente el templo carece de pila bautismal y de cementerio, pero los viejos dicen haber oído contar a sus abuelos que, en la antigüedad, esta iglesia de Elkano fue la primitiva parroquia de todos los contornos, más arcaica incluso que los templos de Zarautz, de Getaria y de Aia, y que tenía el camposanto adosado a uno de sus muros de arenisca. Sea como fuere, lo cierto es que en unas recientes obras de restauración se localizaron enterramientos en el suelo de esa parroquia.

Ermita de San Pedro con la roseta y ventanales
Ermita de San Pedro con la roseta y ventanales.
Puerta de la ermita de San Pedro
Puerta de la ermita de San Pedro.
Gorosabel, en su "Diccionario", al escribir sobre Aia, nos da una interesante pista sobre esta aldea de Elkano de Aia, al decirnos que aparece citada en la donación de la iglesia de San Salvador de Olazábal, en el año 1025: "Senior Eneko Garzeiz pro sua anima possuit partes de Munio Garceiz menores, quo e comparavit in villa quo e dicitur Aya de Elcano".

Estas referencias tan remotas animan a pensar que Elkano de Aia se encontraba al paso de dos rutas importantísimas. Una de ellas, la que venía de Navarra por el monasterio de San Salvador de Olazábal atravesando el macizo de Ernio, y una segunda que llegaba desde los valles del Deba y del Urola, marchando a la búsqueda del puerto de Getaria.

Para determinar la antigüedad de Elkano bien merece la pena recordar que los "gentiles", los gigantes de la Mitología Vasca, aparecen en este apartado lugar de Kostaldea en la leyenda que recogí allí mismo sobre la construcción de la iglesia de San Pedro de Elkano. José Antonio Manterola, que vivió en el caserío "Elkano-bitarte", solía contar que el templo de Elkano lo levantaron entre tres "gentiles" en una sola noche. Uno de los gigantes era cojo, y por eso le llamaban "Kojua". Comenzada la obra, los dos compañeros del cojo comentaron: "¡Este nos está estorbando aquí!". "Kojua", que tenía el oído muy largo y les había oído, les respondió: "Sí, pero aunque yo ande estorbando, ya llevo más de trescientos kilos al hombro". Estas dos cortas frases nos ponen en relación con el mundo de nuestra mitología que ha llegado hasta nuestros días a través de la tradición oral.

Los "gentiles", seres de una fuerza descomunal, surgen claramente en la segunda de las frases citadas, cuando a través de estos personajes mitológicos se quiere explicar la existencia de grandes bloques de arenisca en la iglesia de San Pedro de Elkano, pues ese tipo de piedra no se encuentra en los contornos de esa aldea, teniendo que ir a buscarla hasta Garatemendi. La figura del "gentil" aparece con más claridad todavía cuando se describe la forma en que juntaron el material para levantar la parroquia de Elkano. Uno de los "gentiles" tiraba las piedras desde el monte Gárate hasta el lugar de Arbastañaundi. "Kojua" lo hacía desde Arbastañaundi hasta el pueblo de Elkano. El tercero de los gigantes recogía los sillares que le lanzaba el cojo, y con esas piedras fue construyendo la iglesia.

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2017 Dirección General de Cultura - Diputación Foral de Gipuzkoa.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net