gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura

gipuzkoakultura.net

jueves 21 septiembre 2017




Bertan > Gipuzkoa ignorada > Versión en español: Santa Marina de Argisain
Santa Marina de Argisain

Metida en el corazón mismo de Gipuzkoa, rodeada de montañas donde la mitología vasca y las leyendas reinan todavía, Santa Marina de Argisain conserva en su pequeñez toda su personalidad. Por encima de la venta de Santutxo asoma el macizo de Ernio con sus cruces de hierro, igual que si se tratara de una misteriosa necrópolis.

Sobre el valle del Oria, la silueta del monte Aldaba esconde entre pinares los restos de la que dicen es una fortaleza anterior a los tiempos del imperio romano. Frente por frente, en las laderas de Erniozabal, el picacho de Mendikute sostiene los últimos restos de ese castillo que dominaba uno de los caminos más antiguos del Goyerri hacia los puertos de la costa guipuzcoana. En la otra vertiente, mostrando su gran cara de caliza, la peña de Murumendi, el más famoso santuario de nuestro mundo mitológico, se encrespa por encima del boscaje de los cuchillares de Urkia.

Iglesia de Santa Marina, a la derecha el antiguo hospital de preregrinos.
Iglesia de Santa Marina, a la derecha el antiguo hospital de preregrinos.
Panorámica de la Malloa de Aralar entre Balerdi y Txindoki.
Panorámica de la Malloa de Aralar entre Balerdi y Txindoki.

En la actualidad una estrecha carretera une la venta de Santutxo con la aldea de Santa Marina de Argisain. No hace todavía muchos años, yo mismo llegué a conocer una formidable calzada que venía desde Albiztur hasta Santa Marina, y de ahí marchaba a la búsqueda de los pasos y el vado de Santa Marina de Berostegi, entre las villas de Legorreta e ltsasondo, en el valle del Oria.

La encrucijada clave para dirigirse a Argisain es la venta de Santutxo. Todavía en la fachada de esa casona existe un nicho que guarda una imagen de Santa Ana. Me contaron que hubo una ermita de Santa Ana en el camino de Santutxo hacia Santa Marina de Argisain, precisamente en el lugar conocido por Burnikurutzeta. En cierta ocasión me narraron que se decía que la imagen de Santa Ana (procedente de esa vieja ermita desaparecida) se halla ahora en la sacristía de la iglesia parroquial de Albiztur.


Extensos pnares cubren todas las laderas
Extensos pinares cubren todas las laderas.
Ardilla roja
Ardilla roja.

Santa Marina de Argisain asoma inesperadamente tras una revuelta de la ruta asfaltada. Su torre picuda emerge entre tres o cuatro caseríos sujetos por el nervio del entramado de madera, mientras alguno de ellos muestra también en su tejado el dibujo de una cruz realizado con teja más clara, para sentirse defendido del rayo, el enemigo secular de nuestras casas de la montaña. En la lejanía, Aralar, teñida de azul, entre brumas, mira a la aldea.

En la plaza chiquita de Argisain, el caserío Santamaña-aundi muestra sus ventanas góticas partidas y cegadas. A su lado, la vieja portada de dovelas, tapiada y blanca de cal. A eso ha quedado reducida la casa que en la antigüedad fue Hospital de Peregrinos hacia Santiago de Compostela, los caminantes de la misteriosa ruta iniciática que culminaba en el Finisterre, el final del mundo entonces conocido.


Peregrino en un grabado del siblo XIX
Peregrino en un grabado del siblo XIX.
Talla gótica de Santa Marina
Talla gótica de Santa Marina.
Frente al Hospital, la actual venta. Entre ambas, la iglesia parroquial, abriendo su portada románica de duros dientes de sierra. Ni un solo dibujo adorna sus archivoltas. Su traza es muy similar a la de la iglesia de Santa María de Ugarte (no lejos de Amezketa), el testimonio más antiguo del arte románico en Gipuzkoa.

Un atrio cerrado da paso al interior del templo. Es una parroquia pequeña, de una nave, con gran sabor popular, sin mixtificaciones. A un lado, la hermosa pila bautismal. Unas recientes obras de restauración han dejado a la vista un extraordinario entramado de madera. El ábside conserva la bóveda de crucería. En el retablo principal la imagen gótica de Santa Marina, llevando un libro abierto en la mano izquierda, mientras en la otra sujeta una cadena con la que tiene cogido a un dragón, recordando así la leyenda en la que se confuden Santa Marina de Antioquía y Santa Marina de Galicia.

La advocación de esta iglesia ya indica que este pueblo fue un antiguo lugar de paso. La portada románica de la parroquia confirma que esta aldea existía ya en el siglo XII. El Hospital antes citado habla de la marcha de los romeros. La calzada musita el recuerdo de las rutas primitivas de estas montañas. Eran los caminos más antiguos, los que iban altos por los cordales, marchando al encuentro del oscuro paso de Sandrati, en el macizo de Aizkorri ...

La dulzura del otoño junto a la misma plaza de Argisain
La dulzura del otoño junto a la misma plaza de Argisain.
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2017 Dirección General de Cultura - Diputación Foral de Gipuzkoa.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net