gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura

gipuzkoakultura.net

martes 21 noviembre 2017




Bertan > Gipuzkoa ignorada > Versión en español: Zerain
Zerain

No, ya sé que puede parecer un tópico, pero la villa de Zerain en uno de los últimos paisajes mágicos de esta Gipuzkoa nuestra tan prontamente cancelada. Y es que ya lo dije en otra ocasión que vivencio que está llegando a su fin el esquema romántico con sus lugares comunes de los verdes valles, las veneradas costumbres, el blanco caserío, y los grandes bosques de hayas, robles y castaños. Las cuencas de nuestros ríos son ya casi una sola calle, creando, dando vida a un fenómeno de conurbación de proyección y resultados imprevisibles en un corto futuro. Pero digamos como el poeta: "Dejémonos si la culpa es de uno o de otro y encaremos la vida. Lo perdido, perdido está. Pero la bandera todavía ondea y el recinto no se ha rendido...".

Casa-torre Jauregi de Zerain
Casa-torre Jauregi de Zerain.
Zerain desde el alto del cementerio.
Zerain desde el alto del cementerio.

Puerta de la casa-torre
Puerta de la casa-torre.
Placa de piedra en la fachada de la casa-torre.
Placa de piedra en la fachada de la casa-torre.

La villa de Zerain se levanta sobre uno de los espolones de Aizelekua, en las montañas que cierran el valle que guarda a Segura y Mutiloa. Zerain es un pueblo que se encuentra entre los privilegiados lugares en los que todavía la plaza tiene árboles a cuya sombra, los domingos, juega la chiquillería, y no se escucha el estúpido rugir de los automóviles.

Zerain, antiguo jalón de uno de los caminos que subía hacia el Túnel de San Adrián, fue quedando a un lado cuando las carreteras hallaron puertos más suaves por los que franquear la divisoria de aguas de los "Dos Mares", y poco a poco terminó por encontrarse totalmente olvidado en su agreste rincón. En nuestros días no le roza más que la carretera que partiendo de Segura sube hasta el barrio de Aztiria para descender después a Legazpi. En la vieja calzada, cubierta a trozos por el matorral, y ocultas sus piedras por el barro, se han ido quedando a jirones, espantadas por los tendidos eléctricos, los hilos telefónicos, y los humos de los tubos de escape de los motores de explosión, los restos de antiguas historias, leyendas, cuentos y creencias, que tenían por personaje a Tártalo, las Lamias, y la Dama de Aketegi, o a soldados y viajeros muertos y enterrados junto a los caminos. De su desgracia no queda más recuerdo que las estelas discoidales clavadas en la tierra y cubiertas casi por la maleza.

La iglesia de Santa María de la Asunción se puede considerar entre los templos mejor cuidados y de mayor interés de nuestro territorio. De su interior merece destacarse la pila bautismal, magnífica pieza de estilo gótico, tallada en piedra, y con representaciones astrales más lamidas y desarrolladas que los símbolos románicos en los que tuvieron su origen. Un sepulcro gótico, una interesante aguabenditera y, sobre todo, un precioso Cristo románico que se encuentra en uno de los muros laterales, completan el interés de esta parroquia. En el centro de la villa, pegada a la plaza, junto a un pozo seco, la casa-torre Jauregi se esfuerza para tenerse en pie. Cegado el antiguo foso desde que en la Edad Media la desmocharon a la altura de la clave de la puerta para que no volviera a servir de guarida de "banderizos", ha sabido mantener su dignidad en sus paredes de recia mampostería de arenisca. Mientras, el ladrillo rojo macizo y el entramado de madera, vertical y oblicuo, según el lugar, sustituyeron a la mampostería, y los ventanales abiertos o los cortos balcones, borraron a las ventanas ojivales o a las estrechas y negras aspilleras.


Utiles de carpintero.
Serrería de Larraondo.
Serrería de Larraondo
Serrería de Larraondo.
A ambos lados de la puerta, la lluvia y el viento se han encargado de ir borrando la leyenda tallada en la piedra con letra gótica, y sólo la placa situada en el muro, muy próxima a la puerta, resiste la dureza del clima y el paso de los siglos. Es una antigua placa de cuatro estrellas de ocho puntas en cada ángulo, y un sol en el centro abrazado por la luna. Un sol triste. Un sol que quiere llorar. Nunca sabremos por qué ni qué se quiso decir cuando se le puso allí. Ni siquiera sabemos si fue ese su primitivo emplazamiento. Durante siglos, nuestro viejo pueblo ha dicho algo, ha pedido algo, o creía protegerse de algo, con estos signos y figuras. La vida y la muerte, la suerte o la desgracia, iban sin duda unidas a estos símbolos heredados de desaparecidas religiones pre-cristianas.

Restaurada acertadamente la ermita de San Blas. Restaurada la antigua casa cural. Colocado en medio de la plaza un nuevo árbol, una artía, símbolo de la villa. En vías de montarse un museo local. Remozado el edificio de la Udal-etxea, de la venta, y transformada en museo la vieja cárcel local, últimamente se ha restaurado también el interesantísimo museo y serrería de Larraondo. Zerain se renueva, y demuestra que el hombre, si se lo propone, con independencia de la lucha diaria por la vida, puede vivir poéticamente.



Interior de la serrería
Interior de la serrería.
Plaza de Zerain
Plaza de Zerain.
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2017 Dirección General de Cultura - Diputación Foral de Gipuzkoa.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net