Logotipo gipuzkoakultura
jueves 19 octubre 2017



Bertan > Arantzazu tradición y vanguardia > Topografía de embrujo
Bertan 3

Topografía de embrujo

No me extraña nada que el pintor Lucio Muñoz, al enfrentarse con la realización del gran mural de la Basílica de Arantzazu y subir de Oñati a Arantzazu, quedara tan prendado de la orografía y topografía del lugar que optara por plasmar abiertamente en su obra el paisaje de embrujo que él observaba y veía.

El santuario y su entorno
El santuario y su entorno. © Antton Elizegi
"Pottokas" en las inmediaciones del Santuario.
"Pottokas" en las inmediaciones del Santuario. © Antton Elizegi

Esa misma sensación de embrujo es la que capta y respira cualquier montañero, turista o peregrino que se acerca a Arantzazu. El Santuario de la Patrona de Gipuzkoa aparece colgado como un nido de águilas (símbolo ascensional), en un paisaje impresionante de macizos rocosos, profundos barrancos y desfiladeros que se abren y acercan los límites de Alava, Navarra y Gipuzkoa. El Santuario, ubicado a 700 metros de altitud, se halla rodeado de las espléndidas cresterías y macizos montañosos de Elgea, Aloña, Aizkorri, Aitzabal, Beillotsa, Beillostegi y Gazteluaitz, y a sus pies discurre en la profunda barranca el río Arantzazu que nace en la sierra del mismo nombre. El Santuario está situado en la falda del Aloña, colocado al borde de un barranco profundo, y a él se accede por una larga y serpenteante carretera de 9 kilómetros que parte de la villa de Oñati, término municipal al que pertence y con cuya historia ha estado íntimamente unido, como lo han demostrado los historiadores locales Iñaki Zumalde y Luis Villasante. La ruta de acceso resulta de un alto valor plástico y ecológico en todos los sentidos. Altos macizos rocosos, de piedra caliza, y barrancos y desfiladeros profundos, amplia vegetación que trepa por montes y rocas compuesta por hayas, alerces, robles, tilos y abedules, tejos, enebros y avellanos silvestres, así como abundantes espinos blancos y negros, "arantza", componen parte de este espectacular paisaje. Sobre un espino blanco, "elorri", cuenta la tradición histórica encontró la imagen de Nuestra Señora el joven pastor Rodrigo de Balzategi, dando pronto cuenta del mismo a los lugareños de Oñati. El topónimo "Arantzazu", al decir del Académico de la Lengua Vasca Villasante, asume sin duda alguna este concepto florístico. Las distintas estaciones del año cubren de distintos colores y policroman con sus mil y un matices este gran bosque misterioso, así como la retina del espectador que allí busca serenidad, paz y alegría. Primavera y otoño, estaciones preferidas por poetas como Mitxelena, Lizardi, Gandiaga, Lete y Lekuona, hacen de estos parajes lugares para el ensueño y la contemplación más idílicas. Los verdes intensos y jugosos de las hayas y los pinos, los amarillos oro viejo y los naranjas de robles y de alerces cambian y trastuecan el paisaje inmóvil y perenne de Arantzazu en el rotar de las estaciones. Desde Arantzazu puede también realizar el montañero múltiples excursiones a parajes y montes cercanos. A cuatro kilómetros y 1.100 metros de altitud se halla la espléndida Campa de Urbía, lugar de pastores y rebaños desde el Neolítico, estudiada como estación dolménica en 1918 por Aranzadi, Barandiarán y Eguren. Aitzkorri (1.554 metros), San Adrián, Artzanburu, Arriurdiñ, Gorgomendi, son también algunas de las montañas cercanas rocosas que oscilan entre los mil y los mil quinientos metros.

El convento visto desde el pie del  peñón Beillotza
El convento visto desde el pie del peñón Beillotza. © Antton Elizegi

La fauna de Arantzazu descrita por algunos autores del siglo XIX, casi en su totalidad ha desaparecido. Jabalíes y corzos, zorros y lobos, así como jinetas y ardillas, apenas si se observan excepto en época de grandes nevadas. Abundan sin embargo las aves, como los tordos y las malvices, las alondras y toda suerte de aves canoras, especialmente en los límites templados con tierras alavesas. La sonoridad de su canto embelesa y llena el espacio majestuoso de mayor embrujo si cabe todavía.

Pefil del monte Gazteluaitz.
Pefil del monte Gazteluaitz. © Antton Elizegi
El Aizkorri visto desde Urbia.
El Aizkorri visto desde Urbia. © Antton Elizegi
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2017 Dirección General de Cultura - Diputación Foral de Gipuzkoa.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net