gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura

gipuzkoakultura.net

2019ko uztailak 19, ostirala





Bertan > Bertan 15 Orígenes del arte guipuzcoano > Espainol bertsioa: ¿Para qué el arte en las profundidades de las cavernas?

Versión en PDF para imprimir [11,8 Mb]Icono de Acrobat

¿Para qué el arte en las profundidades de las cavernas?

Queda el problema de fondo del porqué o para qué del arte rupestre. Es el problema más difícil. Nos encontramos muy lejos de la mente de los artistas de Ekain y Altxerri y no es fácil indagar en sus intenciones, alegrías, temores, y el mundo de representaciones en que vivían.

Ciertamente estas figuras no eran meros adornos. De ser así las hubieran pintado a la entrada de la caverna donde podían verlas continuamente propios y ajenos. Penetraban muy adentro en ellas para realizarlas. Otro fin les perseguía.

La magia de caza es una de las teorías que más predicamento ha tenido a la hora de explicar el arte rupestre. Según ella al representar la figura, el cazador tenía un cierto dominio sobre la misma. La dominaba en efigie y la podría dominar mejor a la hora de cazarla. Si la hería, el éxito sería más fácil. Además a ello podía unirse la idea de que el animal real se acerca hacia el animal representado y de esta manera tendría a estos animales más cerca de la caverna.

Frente a esta teoría en Ekain hay una dificultad. Resulta que los restos del asentamiento humano de la entrada son en su mayoría de ciervo y de cabra montés. Los de bisonte son muy pocos y los más raros y escasos son los de caballo. Estos datos darían más fuerza a la teoría totemista. El caballo sería el totem de los pobladores de Ekain. El totem es sagrado. Los no iniciados no pueden verlo. Por eso suele estar oculto en el santuario. En Ekain el totem sería el caballo. De ahí el representarlo en esas profundidades. Y de ahí el no cazarlo. Pero ¿cómo es que lo herían tantas veces? En Ekain son numerosos los caballos heridos por dardos o venablos. Por otro lado la cueva no posee solamente una especie de animales. Hay también bisontes, cabras, ciervos, osos, peces...

Se ha pensado también que el arte paleolítico está soportado sobre un sistema dual. En el caso de Ekain, en el grupo V de Altxerri, en el camarín de Satimamiñe y en otros muchos lugares, sobre el sistema caballo-bisonte. Esta dualidad, sustentada también en signos, representaría según Leroi-Gourhan la dualidad sexual de la naturaleza. Pero en la naturaleza hay también otras dualidades, tales como la vida y la muerte, la luz y la oscuridad, el placer y el dolor....

Recientemente se ha querido relacionarlo también con el chamanismo. El sistema chamánico, existente aun hoy en muchos pueblos, concibe el universo estructurado en distintos niveles, los cuales corresponden a mundos superpuestos o paralelos y piensa que los poderes que viven en esos mundos, pueden actuar en el nuestro. Cree que algunas personas, en determinadas condiciones, pueden entrar en contacto con esos poderes. Este contacto puede darse mediante espíritus auxiliares, que adoptan a veces formas animales y que se presentan al chamán. Este se identifica con ellos y puede incluso enviar su alma al otro mundo para encontrarse con ellos y pedir su protección. Este viaje, que se efectúa en estado de trance, puede hacerse en ceremonias colectivas o en solitario.

Parece aventurado pretender explicar la amplia y variada realidad del arte paleolítico, que ha sido realizado además a lo largo de muchos milenios, por una única vía. En realidad todas las teorías pecan de lo mismo. Todas han pretendido explicarlo todo mediante una única idea. Quizá, como tantas veces en ocasiones análogas, hemos de concluir que probablemente todas las teorías tienen parte de verdad: que aquellos seres humanos practicaban la magia, que sentían preocupación por un mundo viviente estructurado sexualmente, pero que tenían también un gran interés en la creación artística. Muchas de las figuras paleolíticas son de tal perfección, que no pueden hacerse sin un aprendizaje y probablemente sin unas escuelas, que muestran por otro lado estilos distintos en el espacio y en el tiempo. Se trata también indudablemente de artistas. Y de la misma manera que los artistas clásicos decoraron los templos griegos y romanos o los artistas cristianos de todos los tiempos plasmaron tantas y tantas figuras y escenas bíblicas, uniendo Religión y Arte, así el hombre prehistórico asoció su Religión a su Arte. El problema está en que es mucho más difícil penetrar en aquélla que en éste.

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2019 Kultura eta Euskara Departamentua- Gipuzkoako Foru Aldundia.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net