gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura

gipuzkoakultura.net

2017ko azaroak 22, asteazkena





Bertan > Bertan 10 Gipuzkoako trenak > Espainol bertsioa: Puentes y túneles

Versión PDF para imprimir [11,8 Mb]Icono Acrobat

Puentes y túneles

La gran virtud del ferrocarril, el escaso rozamiento entre la rueda y el carril de acero, lo que permite arrastrar grandes cargas con reducido esfuerzo, se convierte en desventaja a la hora de superar pendientes, patinando fácilmente las locomotoras ante el menor obstáculo. Rampas de más del 3% son casi infranqueables para los trenes convencionales, teniendo que recurrir a otros sistemas como los trenes de cremallera o los funiculares.

101. Viaducto de Euskotrenbideak sobre el río Urola en Zumaia.
101. Viaducto de Euskotrenbideak sobre el río Urola en Zumaia.

En un territorio de orografía tan accidentada como Gipuzkoa, el establecimiento de vías férreas solo fue posible recurriendo a la ejecución de notables obras de ingeniería.

Gracias a la construcción de atrevidos viaductos para cruzar ríos y valles, y la perforación de grandes túneles para salvar montañas, pudo establecerse en Gipuzkoa una red ferroviaria viable.

Las grandes obras de ingeniería ferroviaria en Gipuzkoa se inician con la construcción del Ferrocarril del Norte. Un total de 22 túneles, que suman un total de 10.402 mts. de recorrido en las entrañas de la tierra, jalonan el duro ascenso de Beasain a Alsasua. Destaca el túnel de Oazurza, que con sus 2.957 mts fue en el momento de su construcción (1.863) el de mayor longitud del estado, y continua en la actualidad ostentando este récord en Euskadi. Otros 9 túneles completan el trazado hasta Irún, con una suma total de 3.822 m.

La Compañía del Norte también se vio obligada a construir importantes puentes, entre los que destaca el viaducto de Ormaiztegi, de cinco tramos metálicos y 289 mts de longitud. Recientemente ha sido jubilado, al levantarse uno nuevo, de hormigón, en las inmediaciones, pero gracias al cariño de su pueblo, del que se ha convertido en imagen inseparable, será conservado como monumento. Otros nueve viaductos permitieron superar los cauces de los principales ríos guipuzcoanos.

102. Túnel de Andoain.
102. Túnel de Andoain.

Aunque la filisofía de las líneas de vía estrecha fue la de evitar al máximo la realización de grandes obras de infraestructura, los condicionantes geográficos obligaron a menudo a perforar las entrañas de la tierra. Buen ejemplo de ello es el desaparecido ferrocarril del Plazaola y el popular "topo". El primero, construyó entre Andoain y Leiza un total de 34 túneles, que sumaban un total de 3.000 mts, que ahora sirven de entretenimiento a paseantes y cicloturistas. El "topo", como su sobrenombre indica, construyó 14 túneles, que representan un 20% del recorrido total de la línea, destacando por su longitud el Nº2, de 2.072 mts.

Un ejemplo singular de obra bien hecha nos lp ofrece el desaparecido Ferrocarril del Urola, construido en 1.926 por la Diputación de Gipuzkoa. Su atrevida ejecución, permite superar el accidentado curso del río Urola entre Azkoitia y Urretxu con facilidad, gracias a los 16 puentes y 17 túneles construidos en este corto trayecto. Su ejemplar trazado sigue hoy en día siendo la envidia de los automovilistas que circulan por este paraje, ya que sufren una de las carreteras más tortuosas y transitadas de Gipuzkoa.

103. Viaducto de Ormaiztegui.
103. Viaducto de Ormaiztegui.

Los Ferrocarriles Vascongados tampoco pudieron evitar las grandes obras de infraestructura, perforando un total de 28 túneles que suman 8.288 mts de longitud, encontrándose entre ellos el túnel ferroviario más corto de Gipuzkoa, el de Mogote, de 26 mts, situado entre Deba e Itziar. Muy cerca de éste, Euskotrenbideak ha emprendido la construcción del nuevo túnel de Arronamendi, de cerca de 1.200 mts, el cual permitirá eliminar uno de los puntos más conflictivos de sus vías, dada la inestabilidad de la ladera por la que transcurre el trazado a rectificar. El airoso viaducto metálico de Zumaia y el no menos atractivo viaducto en curva de Orio completan un trazado en el que no hay que olvidar los curiosos muros de contención existentes entre Elgoibar y Alzola. Sus gruesas y redondeadas piedras parecen inspiradas directamente en las construcciones del imperio Inca.

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2017 Kultura eta Euskara Departamentua- Gipuzkoako Foru Aldundia.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net