gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura

gipuzkoakultura.net

jueves 21 septiembre 2017




Bertan > Corsarios y piratas > Versión en español: Las creencias

LAS CREENCIAS

El mundo marinero vasco no es tan rico en mitos y creencias como lo es el mundo de tierra adentro. La tradición mitológica marinera vasca ha estado siempre prácticamente asimilada a la de otras zonas marineras. Y los corsarios vascos, creían en lo mismo que el resto de las gentes del mar de nuestras costas.
En todo el País Vasco ha habido una gran tradición sobre las brujas, un ingenuo mundo brujeril que poco tenía que ver con el satanismo. Estas creencias estaban profundamente arraigadas no solo en el País Vasco rural e interior, sino también en la costa.
Zarautz, Getaria... son villas con un fuerte arraigo de "sorginak", cuyas tradiciones, leyendas e historias están íntimamente relacionadas con la vida cotidiana y con la dinámica propia de una sociedad marinera. Muchas veces era un mundo semioculto por el miedo y el temor que estas "sorginak", "laminak" o "gaizkinak" inspiraban. "Direnik, ez da sinistu bear; ez direla ez da esan bear". Los arrantzales de kostalde nunca hacían mención a las brujas, y si sus mujeres hablaban de ellas mientras ellos estaban faenando, no pescaban. En estas tradiciones las brujas aparecen persiguiendo a pescadores y marinos, convertidas en olas. En Donibane Lohitzun (San Juan de Luz) las "brujas se vanagloriaban de haber ido volando (desde aquel su pueblo) hasta Terranova; subían a los mástiles de los navíos y con sus polvos endemoniados maleficiaban a marinos y pescadores". Además solían provocar temporales, como podía demostrarlo el hundimiento del navío "Marticot" de Ziburu (Ciboure). Es lo que declararían al juez francés Pierre de Lancre en el proceso que éste les abrió.
Virgen de Iciar.
54. La devoción de los marinos por la virgen de Iciar, se remonta a tiempos muy antiguos. Según Juan de Esnaola, ya en el s. XIII existía una "Cofradía de navegantes", dedicados a su devoción. Juan Sebastián Elcano, donó al morir parte de sus bienes a esta virgen y según Garibay, los barcos al pasar frente a las costas de Iciar, disparaban salvas de artillería en su honor.
© Joseba Urretabizkaia
Sirena.
55. Sirena. Grabado en madera de mediados del siglo XVI.
© Joseba Urretabizkaia
Imagen de San Brandán de la Catedral de Clonfert, y grabado de 1621.
56. El monje irlandés Brandán, embarcó hacia el año 484 junto con diecisiete religiosos en busca de la "Isla Deliciosa". Llegado el día de Pascua y ansioso de celebrar la fiesta, hallaron una isla donde celebraron la misa. Al terminar vieron que la isla era una ballena enviada por Dios para poder celebrar el rito. (Imagen de San Brandán de la Catedral de Clonfert, y grabado de 1621).
© Joseba Urretabizkaia
Otras creencias propias de la costa fueron las sirenas y el "traganarru". Este era el genio de las trombas que causaba "pavor a los hombres del mar en tiempos antiguos y aun a no pocos de este siglo", como dice Barandiarán.
En cuanto a las sirenas, en 1673 (según cuenta Resurrección Mª de Azkue, que el padre Feijoo lo dijo) un vecino de Liérganes fue a bañarse con otros muchachos a la ría de Bilbao. Se arrojó al mar pero... no volvió a aparecer y se le dio por ahogado. Sin embargo, al cabo de seis años, unos pescadores de Cádiz divisaron entre las olas "una figura humana de persona racional que nadaba con gran destreza. Picados por la curiosidad, procuraron capturar a aquel sorprendente ser, lo cual consiguieron, tras muchos esfuerzos". Entonces se supo que era el mismo Francisco, desaparecido hacía seis años en Bilbao. Devuelto a su tierra, dícese que vivió nueve años de modo extraño y por último desapareció sin dejar más huellas.
He encontrado también una referencia a una sirena que solía jugar en la playa donostiarra y que se peinaba al sol. Pero cuando los ingleses se dispusieron en el Pico del Loro, se escapó.
Por último el "iraunsugue" era el dragón de nuestros antepasados al que había que sacrificar una doncella, mientras él atraía a los hombres con su aliento y se los comía. Fue un iraunsugue lo que mató al Arcángel San Miguel en Aralar.
Tritón.
57. Tritón. Grabado en madera del siglo XVI.
© Joseba Urretabizkaia
Los iraunsuges de los corsarios vascos no tendrían un aspecto muy diferente de este Leviatán dibujado por Hans Baldung en 1515.
58. Los iraunsuges de los corsarios vascos no tendrían un aspecto muy diferente de este Leviatán dibujado por Hans Baldung en 1515.
© Joseba Urretabizkaia
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2017 Dirección General de Cultura - Diputación Foral de Gipuzkoa.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net