gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura

gipuzkoakultura.net

jueves 14 noviembre 2019





Bertan > Bertan 20 Los poblados en la edad de hierro en Gipuzkoa > Versión en español: Antecedentes culturales: el eneolítico y la edad de bronce

Versión en PDF para imprimir [11,8 Mb]Icono de Acrobat

Antecedentes culturales: el eneolítico y la edad de bronce

38. Vasija cerámica  realizada a mano, de la cueva de Olatzazpi (Alkiza).© Xabi Otero
38. Vasija cerámica realizada a mano, de la cueva de Olatzazpi (Alkiza).© Xabi Otero

En el último tercio del tercer milenio y a lo largo del segundo milenio antes de nuestra Era, las poblaciones que ocupan este territorio están viviendo constantes transformaciones en diferentes campos, principalmente en los relacionados con la práctica de la agricultura, la domesticación de animales y la metalurgia del cobre y del bronce.

39. Cueva de Iritegi (Oñati).© Lamia
39. Cueva de Iritegi (Oñati).© Lamia

A pesar de que tradicionalmente se ha considerado que en ese tiempo los asentamientos humanos se centraban en las cuevas, cada día contamos con más información que apunta hacia la existencia de hábitats al aire libre.

Estas gentes se alimentan básicamente de los productos agrícolas que cultivan, así como de los animales que crían; si bien en la etapa Eneolítica (entre el 4.700 y el 3.800 antes del presente) también continúan cazando animales como el ciervo, la cabra o el jabalí, según avanza la Edad del Bronce, los animales domésticos van a alcanzar entre el 70 y el 95% del total de los consumidos, mayoritariamente ganado ovicaprino y vacuno, disminuyendo progresivamente la práctica de la caza. Al mismo tiempo, recogen productos vegetales silvestres como complemento de su alimentación.

37.  Hachas de bronce de la cueva de Zabalaitz (Parzonería de Urbia) y de los yacimientos de Arritxikieta (Oñati) y Larragain (Arrasate). © Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa
37. Hachas de bronce de la cueva de Zabalaitz (Parzonería de Urbia) y de los yacimientos de Arritxikieta (Oñati) y Larragain (Arrasate). © Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa

Los instrumentos de piedra utilizados en este período van perdiendo importancia con el paso del tiempo y, aunque en el Eneolítico se fabrican puntas de flecha, denticulados, raspadores y perforadores, irán surgiendo otros nuevos, como elementos de hoz, hachas, molinos amigdaloides y alisadores, también de piedra, más acordes con las actividades del momento. De todos modos, el metal irá reemplazando de forma clara al material lítico a lo largo de la Edad del Bronce.

La fabricación de cerámica seguirá evolucionando a lo largo del Eneolítico a la vez que se desarrolla la denominada cerámica campaniforme que perdurará hasta el segundo milenio anterior a nuestra Era. En el Bronce Antiguo y Medio las vasijas, fabricadas siempre a mano, alcanzarán mayores dimensiones, decorándose con cordones en algunos casos y conviviendo con cuencos, ollas y otros recipientes de menor tamaño.

40. Elementos de oro del túmulo de Trikuaizti I (Beasain) y dolmen de Ausokoi (Zaldibia).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa
40. Elementos de oro del túmulo de Trikuaizti I (Beasain) y dolmen de Ausokoi (Zaldibia).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa

La actividad metalúrgica hará su aparición en el Eneolítico, generando piezas de cobre como hachas planas, puñales, punzones y objetos de adorno; muy esporádicamente, estos últimos serán de oro. Durante la Edad del Bronce, el bronce se convertirá en metal básico para elaborar una gran variedad de elementos, hasta la aparición de la metalurgia del hierro, avanzado ya el primer milenio.

41. Puñales de lengüeta de cobre de la cueva de Urtao II (Oñati).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa
41. Puñales de lengüeta de cobre de la cueva de Urtao II (Oñati).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa

En todo este período, el fenómeno funerario destaca por lo espectacular de algunas de sus construcciones. Nos encontramos ante un ritual de enterramiento de tipo colectivo en el que se utilizarán tanto los dólmenes como los túmulos o las cuevas. Estas formas de yacimiento están ampliamente representadas en el territorio guipuzcoano.

42. Dolmen de Aitzetako Txabala (Errenteria).© Lamia
42. Dolmen de Aitzetako Txabala (Errenteria).© Lamia
43. Vaso campaniforme del dolmen de Pagobakoitza (Parzonería de Urbia).© Xabi Otero
43. Vaso campaniforme del dolmen de Pagobakoitza (Parzonería de Urbia).© Xabi Otero
45. Puntas de flecha y geométricos de sílex del túmulo de Trikuaizti I (Beasain). Y punta de flecha de bronce del dolmen de Auzokoi (Zaldibia).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa, Xabi Otero
45. Puntas de flecha y geométricos de sílex del túmulo de Trikuaizti I (Beasain). Y punta de flecha de bronce del dolmen de Auzokoi (Zaldibia).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa, Xabi Otero
44. Cuentas de collar del dolmen de Larrarte (Beasain).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa
44. Cuentas de collar del dolmen de Larrarte (Beasain).© Aranzadi Zientzia Elkarteko Gordailu Zentroa

La inhumación de los cadáveres se produce junto a una serie de ajuares que adquieren un carácter simbólico: puntas de flecha, botones, cuentas de collar, puñales o cerámicas, entre otros. Este ritual funerario perdurará hasta que, en los últimos tiempos de la Edad del Bronce y a lo largo de la Edad del Hierro, la incineración de los cadáveres y las nuevas formas constructivas de los monumentos funerarios muestren un cambio radical de todo el mundo que gira en torno a los muertos.

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2019 Departamento de Cultura y Euskera- Diputación Foral de Gipuzkoa.
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net